Llega la noche, ha sido un día de los que podemos llamar “completos” y ahora lo único que quieres es acurrucarte en la cama para descansar y recargar pilas para poder afrontar el día siguiente con energía, pero al tumbarte en tu colchón, este no es todo lo cómodo que era hace un tiempo, ha llegado el momento del cambio.