Vivimos en un mundo en el que todo avanza muy rápido, en el que podemos recorrer largas distancias en tiempos muy cortos gracias a los nuevos métodos de transporte, un mundo en el que estamos constantemente conectados y en el que la exposición a las pantallas de nuestros dispositivos es continua.